Cuerpos Nutridos

El Cromo (Mineral)

Este micromineral cuyo símbolo es Cr y su número atómico 24, aparece en el cuerpo en cantidades muy pequeñas. El Cromo aumenta la tolerancia de la glucosa, de hecho forma parte del denominado Factor de Tolerancia a la Glucosa (GTF), por lo tanto es de esencial importancia para todas aquellas personas que padecen de diabetes. Lo mismo sucede para los que padecen de arterioesclerosis, niveles elevados de triglicéridos o de colesterol. Su actividad se lleva a cabo conjuntamente con otras sustancias que controlan el metabolismo de la insulina y de varias enzimas, con la formación de ácidos grasos, colesterol y con el material genético de las células. La falta de cromo depende de la cantidad mineral que contenga el agua potable. Este mineral es difícil de absorber por nuestro organismo, de hecho solo se absorbe el 3%.


Funciones que desempeña:
Estas son algunas de las funciones más importantes que el cromo realiza en el organismo:
Interviene activamente en la regulación de los niveles de azúcar en sangre.
Ayuda a  mantener nivelados el colesterol y los triglicéridos.
Ayuda a combatir la arterioesclerosis.
Junto al Hierro, favorece el transporte de proteínas en el organismo.
Participa en el metabolismo de los hidratos de carbono.

Su déficit puede provocar:
Estos son algunos de los trastornos que la carencia de cromo, ocasiona en el organismo.
Trastornos del metabolismo.
Alteraciones cardiovasculares.
Alteraciones en los niveles de colesterol y triglicéridos.
Alteraciones en el metabolismo de los aminoácidos.
Menor tolerancia a la glucosa bucal. (Prueba de tolerancia a la glucosa oral (TGO).
Neuropatía periférica.
Balance negativo de nitrógeno.
Menor cociente respiratorio.
Adelgazamiento.
Diabetes en edades adultas.
Retardos de crecimiento.
Opacidad de la córnea.

Causas que favorecen su deficiencia:
Estas son algunos de los factores que favorecen su deficiencia:
Una inadecuada alimentación, rica en azúcares y alimentos procesados.
Las personas que padecen diabetes.
Las personas que son alcohólicas.
Las dietas muy severas y prolongadas.
Ateroesclerosis.
Estrés.

Valores normales.
Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.
Los niveles de cromo en el suero normalmente van de menos de 0.05 hasta 0.5 microgramos/mililitro (mcg/mL).

Significado de resultados anormales.
El aumento en los niveles de cromo puede presentarse si usted se expone demasiado a esta sustancia cuando trabaja en las siguientes industrias:
Curtido de cuero.
Galvanoplastia.
Manufactura del acero.
La disminución en los niveles de cromo sólo ocurre en personas que reciben toda su alimentación a través de una vena (nutrición parenteral total o NPT), cuyos líquidos nutricionales no contengan suficiente cromo.

Precauciones y Datos a tener en cuenta:
La exposición al polvo de cromo puede estar relacionada con el cáncer de pulmón. Las personas que trabajan con cemento, explosivos, cristales, pulido de muebles, procesamiento de pieles, limpieza de metales y reparación de motores diese, suelen tener los índices de plomo muy altos en su organismo. Estas personas deben someterse periódicamente a controles médicos.
Se encuentra contraindicado en personas que sufren insuficiencia hepática o renal.
No se ha establecido una dosis segura máxima para mujeres embarazadas y lactantes, por lo tanto su consumo debe ser supervisado por un médico.
El cromo podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre y podría bajar demasiado el azúcar en la sangre si se toma junto con medicamentos para la diabetes. Si usted tiene diabetes, use los productos de cromo con cautela y controle los niveles de azúcar en la sangre de cerca. Podría ser necesario ajustar la dosis de los medicamentos para la diabetes.
El cromo podría afectar a las sustancias químicas en el cerebro y podría empeorar los trastornos del comportamiento o los trastornos psiquiátricos. Si tiene cualquiera de estos trastornos tenga cuidado cuando usa suplementos de cromo.
Los resultados del examen se pueden alterar si la muestra se recoge en un tubo metálico.

Advertencias y precauciones especiales.
El picolinato de cromo interactúa con otros medicamentos como:
 Antiácidos.
 Corticosteroides.
 Hipoglucemiantes orales.
 Bloqueadores B.

Interacciones con plantas y complementos.
Hierbas y suplementos que contienen cromo
Las hierbas que contienen cromo, tales como la cola de caballo (Equisetum arvense) y la cáscara sagrada (Rhamus pursiana), pueden aumentar el riesgo de envenenamiento por cromo cuando se toman a largo plazo, o cuando se toman con suplementos de cromo.
Hierro
El cromo puede hacer que sea difícil para el cuerpo utilizar el hierro. Esto podría conducir a deficiencia de hierro en algunas personas. Pero, esto es poco probable que pase si la gente toma los suplementos de cromo en las dosis recomendadas.
Vitamina C
El tomar vitamina C junto con cromo podría aumentar la cantidad de cromo que es absorbida.
Zinc
El usar zinc junto con cromo podría disminuir la absorción de tanto el cromo como el zinc.

Toxicidad:
Es inusual debido a la baja absorción y a la alta tasa de excreción de cromo, pero en altas concentraciones puede resultar tóxico.
Si se consume en dosis seguras no debería presentar efectos secundarios, pero existen casos en los cuales han superado estas cifras y han presentado daño hepático, renal y de médula ósea.

Requerimientos diarios:
Las recomendaciones específicas dependen de la edad, el sexo y otros factores (como el embarazo). Las mujeres embarazadas o que estén produciendo leche materna (lactantes) necesitan cantidades mayores. Pregúntele al médico cuál es la mejor cantidad en su caso.
Para la diabetes de tipo 2:
200-1000 mcg al día en dosis divididas.

Se ha utilizado también una combinación específica que provee 600 mcg de cromo más 2 mg de biotina y que se toma una vez al día.

El Comité de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina (Food and Nutrition Board of the Institute of Medicine) recomienda los siguientes consumos de cromo en la dieta:
Bebés:
0 a 6 meses: 0.2 microgramos por día (mcg/día)
7 a 12 meses: 5.5 mcg/día
Niños:
1 a 3 años: 11 mcg/día
4 a 8 años: 15 mcg/día
Hombres de 9 a 13 años: 25 mcg/día
Mujeres de 9 a 13 años: 21 mcg/día
Adolescentes y adultos:
Hombres de 14 a 50 años: 35 mcg/día
Hombres de 51 años en adelante: 30 mcg/día
Mujeres de 14 a 18 años: 24 mcg/día
Mujeres de 19 a 50 años: 25 mcg/día
Mujeres de 51 años en adelante: 20 mcg/día

Nutrientes sinérgicos:
La combinación con cualquiera de estos elementos, potencia la acción del cromo.
Vitamina B1.
Vitamina B2.
Vitamina B3.
Manganeso.
Cisteína.
Glicina.
Ácido Glutámico.
Alimentos ricos en Cromo:
LimónEstos son los más ricos:
Origen animal: Carnes. Hígado de ternera. Huevos. Mariscos.  Ostras. Pechuga y muslo de pollo.
Origen vegetal: Aceites vegetales. Alfalfa. Berros. Brócoli. Cebada. Cereales integrales.  Diente de león.  Hojas de Eucalipto. Lechuga. Levadura de cerveza. Limón. Maíz. Manzana. Melaza. Patatas. Pomelo.  Setas.
Frutos secos: Nueces.

Enfermedades en las cuales su uso puede hacerse aconsejable:
Estas son algunas de las enfermedades en las que el uso del cromo, puede estar recomendado:
Adelgazamiento sin causa aparente o justificada.
Arterioesclerosis.
Diabetes.
Disminución de la capacidad respiratoria sin causa justificada.
Neuropatías periféricas.
Trastornos del crecimiento.
Trastornos del metabolismo de los lípidos: Colesterol y/o Triglicéridos.
Trastornos cardiovasculares.

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información